Breve confesión de un junkie

breve-confesion-junkie

breve-confesion-junkie

Hoy les quiero compartir un poema que escribí hace un tiempo. El mismo relata una de las tantas noches que formaron parte de mi vida. Por suerte ese periodo ya es historia.

Escribí este poema en el mes de agosto 2015 en aproximadamente 15 minutos, fue algo raro nunca había intentado escribir poesía, así que simplemente surgió, casi sin modificaciones del original más allá de algún error ortográfico.

Sin más dilación aquí se los dejo.

El poema se titula «Mi Cárcel»

Apenas unos segundo antes me encontraba ido, como enajenado, pensando en todo lo ocurrido. Esa dualidad de sentimientos hacia entrefrenarme a mitad de mi camino.

Reflexionando sobre mi. Decisiones pasadas tomadas sin pensar, decisiones tomadas sin que nadie me obligada.

Luego ella, esa luz. Respiro profundamente.

El placer, ahora si estoy feliz. Gracias. Se acaban los miedos, esa sensación de libertad difícil de explicar.

La extrañaba. Paz, eso es, paz, eso se siente.

Pero es tan pequeña, tan vacía, se desvanece muy rápido y de repente… escucho ruidos. Cosquillas me recorren. todo cambia.

!Ahora no! No tan pronto, cientos de voces me hablan, no quiero escuchar. No doy más. Ya basta. Lo único que me puede salvar es dormir o mejor morir, si morir, eso, morir.

Me quedo quieto, miro a mi alrededor todo gris y sin brillo. Entro en pánico. !Sh cállense! Por un momento lo hacen, pero no tardan en volver. por fin suelto el aire, vuelvo a respirar.

No puedo controlarme, tiemblo, me cuesta respirar siento que me ahogo. Repaso con mi vista la habitación buscando un ángel que me salve. no hay nadie, pero ellas siguen ahí.

Cierro los ojos. respiro. solo ella puede salvarme.

Espero que sea de su agrado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.