¿Cómo una simple elección puede cambiarlo todo?

¿Cómo una simple elección puede cambiarlo todo?

 

¿Cómo una simple elección puede cambiarlo todo?

Erase una vez un muchacho llamado Juan.

Juan era el tipo de persona que a primera impresión parecía que le faltaba algún tornillo. Siempre estaba de buen humor y tenía algo positivo que decir, incluso en los peores escenarios.

Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, el respondía:

– Fantástico y mejorando, no podría estar mejor.

Era un amigo único. Era un motivador natural. Si un amigo suyo tenía un mal día, Juan estaba ahí para hacerle notar que todo tenía un lado positivo.

Realmente causaba curiosidad, así que un día un amigo de Juan le pregunto:

– No lo entiendo… no es posible ser una persona positiva todo el tiempo ¿Cómo lo haces?

Juan respondió:

– Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo:

Juan, tienes dos opciones hoy, puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor; escojo estar de buen humor, así de simple.

Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello; escojo aprender de ello.

Cuando alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida; escojo señalarle el lado positivo de la vida.

– Sí, claro, pero no es tan fácil –protesto el amigo.

– Sí lo es, – dijo Juan- todo en la vida se basa en elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección.

Tú eliges cómo reaccionas ante cada situación; tú eliges cómo afectará la gente tu estado de ánimo; tú eliges estar de buen humor o mal humor; en resumen, tú eliges cómo vivir la vida.

Él amigo reflexiono sobre aquello… y de allí en más cada mañana cuando se levantaba “intentó” ser consciente de sus decisiones.

Lamentablemente un tiempo después perdió el contacto con Juan pero con frecuencia pensaba en él.

Varios años más tarde, se enteró que Juan fue asaltado por unos ladrones armados y le dispararon durante el asalto.

Para su fortuna Juan fue encontrado pronto y llevado a la puerta de un hospital. Después de una larga cirugía y semanas de recuperación fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en su cuerpo.

Al poco tiempo del accidente Juan se encontró con el amigo y este le pregunto cómo estaba.

– Fantástico y mejorando, no podría estar mejor.

Era de esperarse pensó el amigo.

Además le pregunto ¿qué pasó por tu mente en el momento del asalto? Y Juan contestó:

– Cuando estaba tirado en el piso, recordé que tenía dos opciones: podía elegir vivir o podía elegir morir; elegí vivir.

– ¿No sentiste miedo?

– Los médicos no dejaron de alentarme todo el tiempo y decir que iba a estar bien, pero cuando me llevaron al quirógrafo y vi las caras de los médicos y enfermeras, realmente me asusté.

Podía leer en sus ojos: es hombre muerto. Supe entonces que debía tomar una decisión.

– ¿Qué hiciste? –pregunto el amigo.

– Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundamente respondí: Si, a las balas. Mientras reían, les dije: estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto.

Juan vivió gracias a los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud. Aprendió que cada día tenemos la elección de vivir plenamente, la actitud, al final, lo es todo.


Hermoso cuento que nos invita a reflexionar sobre el poder y la libertad que tenemos diariamente de elegir el tipo de vida que queremos tener.

¿Cuántas veces vamos por el mundo pensando que somos victimas de las circunstancias? Sin darnos cuentas que tenemos en la vida el poder de elegir nuestro camino. Cuando somos conscientes que la vida de una manera u otra es una elección constante se puede sentir miedo a no estar tomando la mejor decisión.

¿Quién no recuerda alguna de esas malas decisiones? A todos nos ha pasado. Pero ahora ya está, no se puede volver atrás el tiempo. De ahora en más te invito a que seas más consciente que todo es una elección.

Espero que recuerdes siempre estas enseñanzas.

COMPARTE! – Si te ha resultado interesante y crees que puede servirle a alguien más, ayúdame a difundir mi trabajo compartiendo este post.

Imagen: Sendero que se bifurca (Pixbay)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.